De las Energías y su Representación

Para el que tiene alguna idea de astrología pueda que este familiarizado con las energías que generan cada uno de los planetas. En este aspecto, podemos decir que Saturno es el que genera energía que restringe, hace ver las cosas desde el punto de vista de la responsabilidad y carga, Urano genera cambios, Júpiter hace crecer (¡todo!), Neptuno conecta con las musas en otro plano o presenta lo que no es, y así cada uno de los planetas y sus energías.

Incursionemos para ver como es el mecanismo de como estas energías se representen en nuestro día a día.

Dependiendo de nuestra carta natal, la energía de cada planeta y aspectos natales y de tránsitos, de la casa o casas que intervienen, y planetas en juego, es como esta energía se va a presentar en nuestro caso en particular.

Tomemos como ejemplo a Saturno, un aspecto complicado de Saturno sobre la casa IV (el hogar), podemos decir que la situación hogareña se complica, problemas con la casa en sí, los integrantes de la misma o algo relacionado con ellos. De esta energía que se está representando en ese momento, los más probable que haya circunstancias o personas que sean las que están siendo la causa de que la cosa se complique en el hogar. Como consecuencia de ello, pueda que, en el caso de personas, se busque un culpable, se lo acuse de provocador de esa situación y esto lleve a consecuencias mayores que van más allá del problema del hogar.

Tranquilamente, una situación en el hogar, lleve en adición, al deterioro de la relación con personas conocidas desde ese momento en adelante.

Mirando las cosas desde otro punto de vista, se puede decir lo siguiente:

Esa energía generada por Saturno, como ya sabemos, estaba “programada” ya que tanto por la posición de Saturno natal como por tránsito, lo podemos ver en cualquier momento en el tiempo ya sea presente, pasado o futuro. Entonces, si esa energía ya se sabía que en determinado momento se iba a “activar”, podemos decir que los “actores” que participaron en ese determinado momento donde se sucedieron los hechos que afectaron a alguien en particular, son los “agentes” de transmisión o canalización o materialización de esa energía, que ya se sabía que se iba a activar, y no son los “generadores de esa energía”. El único generador es Saturno con la casa y cualquier otro planeta o aspecto al cual nos referimos.

Si bien instintivamente se va a buscar un “culpable” de lo sucedido, lo que paso solamente fue una “puesta en escena” de la represtación de la energía.

Digamos que si hay un mal aspecto de casa IV (hogar) y por alguna razón la persona está viviendo sola en una pequeña isla, esa energía de la que estábamos hablando, se puede representar como que en algún momento un barco pase por arriba de la isla, se caiga un avión justo en la isla, aparezca un náufrago que es un psicópata que se escapó de una cárcel de máxima seguridad, etc., etc.

Se entiende el concepto?

La energía se tenia que manifestar de alguna forma, y si bien vamos a emitir un juicio sobre lo que pase, entendamos que no hay ni “culpables” en los hechos, ni víctima ni victimarios, sino solo “actores” que representan la obra de la vida a través de sus energías.

Todas las personas que entran y salen de nuestras vidas, tienen caras, nombres, forman parte de la sociedad, la familia, el trabajo, la iglesia, la vecindad, etc., pero no son ni buenos ni malos, son simplemente “actores” que cumplen una función.

Es un concepto que va en contra de todo lo que hemos aprendido, y reniega de muchos aspectos que tenemos arraigados y hasta pueden ir en contra de bases bajo los cuales vivimos nuestro día a día; pero si nacemos y morimos como entes independientes, que nos hace pensar que entre medio de estos dos puntos básicos de la existencia, los “actores” a nuestro alrededor son los responsables de nuestras vivencias durante la vida.

Si logramos entender el significado de esto, nos vamos a liberar de una carga, especialmente emocional, que va a seguir activa en nosotros después que las energías de determinado transito pasen. Van a formar parte de nuestra programación (subconsciente casa XII), y eso va a entrar a jugar en todas nuestras respuestas a situaciones desde ese momento en adelante.

Pensemos cuantas situaciones hemos pasado que nos han dejado “marcados” de alguna forma, donde le hemos asignado una “cara” a ese actor que intervino cuando determinada energía fue generada y lo hemos mantenido en el recuerdo asociado directamente como responsable del hecho, cuando simplemente hizo la parte que le tocaba representar en ese momento.

Saquemos las caras, los rótulos, los nombres y separémoslo de los hechos. Si somos capaces de hacer eso, fluiremos más “livianos” a través de las energías que se nos presenten y dejaríamos de tener un armario lleno de esqueletos del pasado, que en el presente, ya no nos sirve de nada.

Leave a Reply