Características Natales y de Programación

La carta natal nos da la información de nuestra personalidad y los ciclos energéticos por los cuales vamos a transitar durante nuestra vida en este plano. De acuerdo a la posición de los signos, los planetas, las casas y los aspectos, podemos ver cuáles son nuestros beneficios que recibimos al nacer y cuáles son nuestras limitaciones, las cuales podremos sacar ventajas o tendremos que superar con nuestra evolución del día a día.

Para el que entiende de astrología, esto está claro y se podría decir que hasta fácil de determinar y entender. Lo que es más difícil de entender, es que aparte de nuestra condición natal, existe otro nivel de información que entra en la ecuación de cómo somos y porqué somos como somos.

Este nivel de información, si la podemos llamar así, es el proceso de programación por la cual pasamos desde que nacemos y que seguirá presente por gran parte de nuestra vida.

Pasemos al análisis de porqué pensamos que somos como somos.

Lo que pudiéramos definir en cualquier momento como una verdad, en otro momento ésta se podría llegar a ver de manera diferente. Ya esto nos pone en la encrucijada de porque determinada “verdad” después de definida como tal en algún momento, no fue tal.

Pensemos en nuestros amores. la política, el deporte, la religión, nuestra dieta y demás. Mirándolo desde afuera, como observador, ¿cómo se entiende que dos personas que tienen posiciones opuestas, cada una piense que la suya es la correcta? Mi creencia, mi dios es el correcto, el otro está equivocado. Mi equipo de futbol, básquet, hockey, baseball, etc. es el mejor, no los otros. Mi idea política es la mejor para todos y los otros están equivocados. Y así podemos seguir con una larga lista de creencias y posiciones que se toman a cada momento y a lo largo de la vida, las cuales son las “verdades”, que después por distintas circunstancias pueden dejar de serlo.

¿Qué es lo que hace que las creencias de hoy y que tomamos como punto de partida para actuar o crear cosas, mañana puedan probarse equivocadas? ¿Porque tenemos la necesidad de tomar posición de un u otro lado en determinada situación? ¿Cuantas veces después de haber definido o defendido algo y haber estado muy convencidos de ello, tuvimos que cambiar nuestra posición ya sea por nueva información que aparece, porque nos pasó algo o cualquier otro hecho que demuestra que lo que anteriormente pensábamos que era asi, ahora no lo es?

Lo importante es preguntarse, ¿resulta imperativo o es imprescindible tener que tomar una posición ante todas las cosas? La respuesta es, bajo un sistema dual sí, porque no existe la posición neutra.

Como en cualquier programa informático, nuestra mente trabaja en base al análisis de la información. Cualquier programa (computadora, celular, Smart TV, etc.) decide la ejecución de la próxima instrucción basado en que una condición se cumpla o no. Si tal y cual condición se da, entonces se hace lo siguiente, de lo contrario se hace otra cosa.

Si hay algo cierto en este proceso, es que cuantos más calificativos se tengan antes de decidir el próximo paso, más acertada será la resolución. Si no tenemos la suficiente información, al tomar cualquier decisión, pueda que no sea la más beneficiosa para nosotros.

En una computadora, si se da una condición que no estuvo previamente definida, el programa deja de funcionar y se tiene que apagar y volver a comenzar. Por lo general, a no ser que exista una falla física técnica, se debe a que el programa bajo la cual funciona el aparato, encontró una condición que no estaba anticipada, no sabe qué hacer y da un error. Deja de funcionar.

El ser humano tiene otros mecanismos que le permiten seguir funcionando más allá que no tenga la información de cómo responder a determinada situación. Llamémosle sistema operativo básico.

Para poder entender mejor a que nos referimos, tomemos un proceso simple como el de hacer café.

Hay una cantidad de consideraciones (instrucciones) que se pueden tener en cuenta en este proceso. ¿Hay agua? ¿Hay café? Entonces puedo seguir. Si no tengo agua o no tengo café, el proceso termina ahí. Si estas condiciones se cumplen, lo que sigue seria, es café instantáneo o molido, si es café molido necesito un colador o una cafetera de lo contrario no puedo seguir. ¿Se entiende por donde va la cosa? Nosotros actuamos “automáticamente” en cada momento y cada día, sin darnos cuenta que nuestra mente está pasando por todo ese proceso de preguntas y respuestas, interactuando con nuestro medio ambiente a una velocidad increíble.

Estamos actuando en base a aprendizajes y experiencias anteriores que crearon condiciones (programas) los cuales se están ejecutando permanentemente, representados en acciones y pensamientos. En base a esta información tomamos “nuestras” decisiones. Cada vez que nos encontramos con información nueva, se ajusta nuestra programación, modificando, reemplazando o generando una nueva matriz.

Esto simultáneamente también interactúa con nuestras características de la carta natal. De la nueva información incorporada se van ratificando o modificando “nuestras creencias”. De acuerdo a la carta natal, podemos pasar por determinados ciclos donde esto que estamos hablando, se hace consiente y se puede entender. Para poder evolucionar, tenemos que partir de una base de entendimiento sólida, no se puede comenzar en cualquier momento. Los ciclos de la astrología son muy útiles para entender esto.

El proceso de programación nunca termina durante la vida, a cada momento una nueva experiencia, información que recibimos, hechos cercanos o globales y demás hace que nuestra “programación” se sigua actualizando, al igual que lo hacen los aparatos con capacidad de procesamiento. Tengamos en cuenta que la base de la programación son los 0/1, si/no, bueno/malo. Esas definiciones se van grabando y son las que actualizan la programación y las que condicionaran cada respuesta futura.

Todos los que tenemos computadoras, celulares y demás sabemos que cada tanto nos llegan las actualizaciones del sistema operativo, esto es porque han encontrado algo que optimiza el uso del aparato o simplemente para arreglar un error encontrado.

Pensemos que cada decisión que tomamos, cada creencia que tenemos, cada pensamiento que pasa por nuestra cabeza proviene de algún lado y que es nada más que el resultado de información recibida a través de nuestros sentidos, procesada por nuestro “sistema operativo” dando como resultado una respuesta.

Queremos pensar que somos únicos, y lo somos en cierta medida, ya que no hay dos personas que estén “programadas” idénticamente. Así estas fueran programadas (adoctrinadas) de la misma forma, sus características natales las harían diferentes.

Hagamos un alto para reflexionar lo mencionado hasta aquí.

La primera reacción desde el ego, va a ser que cada uno es seguro de sí mismo, que “es lo que es”, y “decide” que es lo que “piensa, dice y hace”. ¿Qué es esto de la programación?

Es entendible. Porque parte de nuestro programa, desde la programación básica, nos dijeron que nosotros pertenecemos a determinada gran nación, única, de la grandeza de nuestros próceres, de las riquezas naturales de nuestra tierra, de las raíces y tradiciones, las cualidades de nuestra pareja ideal y tantas otras cosas que les tomó años “enseñarnos”. ¿Alguien nos dijo que nos “estaban programando”? Por supuesto que NO.

Nunca nos explicaron que nuestras vidas iban a estar en cierta forma “condicionadas” por todo lo que nos enseñaban. Nadie cuestionaba ni la metodología, ni lo que se decía, ni el contenido. Era así y punto.

Ni nuestros abuelos, ni nuestros padres, ni nuestros “maestros” si quiera eran conscientes del proceso del cual eran parte y ejecutaban. Hacían lo que mejor sabían y entendían. Ellos también estaban actuando bajo su determinado programa.

Si miramos el mundo en el cual vivimos hoy, cualquiera puede ver a simple vista la división y los conflictos que existen. Los aparatos electrónicos han evolucionado con una sofisticación impensada hace 20 años atrás, pero nosotros, con toda nuestra capacidad de procesamiento, muy superior a cualquier aparato existente, hemos bajado la calidad de nuestra programación a niveles básicos, casi diría prehistóricos. ¡Es como decir que tenemos la súper computadora y la usamos solamente para sumar y restar! Por más duro que suene, es la realidad que vivimos en este momento.

Como sociedad estamos enfrentados en 50-50, eso se ve en casi todos los países. Las diferencias y conflictos políticos y religiosos, la separación existente entre pobres y ricos ya está casi al nivel de la época de los señores feudales, la violencia generalizada ya es moneda corriente, las mentiras se presentan como realidades probadas, ¿hay que decir más?

Pensemos en la generación que está comenzando a ser “programada” en este momento, ¿qué tipo de información está recibiendo? ¿Bajo qué programación va a operar en su futuro?

La programación se puede cambiar, de la misma forma que se hizo, se puede deshacer. Lo peor que se puede hacer es ser complaciente y pensar que las cosas son así y que no se puede hacer nada al respecto. Todo empieza en uno y termina en uno. Para que las cosas cambien, primero tiene que cambiar uno. La única forma de cambiar nuestra programación es siendo consciente en donde está la falla, de nuestro poder y capacidad innata para poder cambiar y de tomar acción. A diferencia de los celulares y las computadoras, nosotros somos seres con la capacidad de auto-programación. Sin ser informáticos, lo somos.

A diferencia de los aparatos, nosotros tenemos un tercer estado el cual es la “neutralidad”. Para poder cambiar nuestra programación, no lo podemos hacer comenzando desde un punto de vista, ya que este nos está dando una posición. Para poder cambiar tenemos que ponernos en el estado del “observador”, en un estado “neutro”, ni en un lado ni en el otro, no tomando parte, pero si mirando y entendiendo lo que sucede con nosotros y a nuestro alrededor.

Del momento que podamos ejercitar esto, y se nos haga “costumbre”, a partir de ahí podremos comenzar a deshacer la programación existente y conectarnos con nosotros mismos. Nuestra esencia no se pierde nunca, simplemente esta tapada por condicionamientos, de los cuales tenemos que desprendernos si queremos iniciar un nuevo camino al reencuentro con nuestro verdadero SER.

Cada uno sabrá cuando está listo para comenzar este proceso.

Informacion relacionada

https://es.wikipedia.org/wiki/Teoria_computacional_de_la_mente

 

Advertisements