El Ciclo de Venus

Hoy nos vamos a referir al planeta Venus, uno de los más observados y considerados de acuerdo a registros encontrados de antiguas civilizaciones.

Los sumerios lo llamaban Inanna, los asirios Isthar; como diosas, Isis para los egipcios, Afrodita para los griegos y Venus para los romanos. Los Mayas en el templo de Uxmal, tenían aberturas para seguir el movimiento de Venus.

En un principio se creyó que Venus eran dos estrellas diferentes, ya que por momentos se las veían al amanecer y en otros momentos al crepúsculo, hasta que se descubrió que era la misma estrella. Esto sucede ya que en su traslación alrededor del Sol, Venus aparece como la estrella de la mañana cuando está mas próxima a la tierra, también conocida como ‘Lucifer’ en esta posición, y ‘Hesperus’ cuando se encuentra más lejano y se ve como la estrella del atardecer.

Al igual que Mercurio son los únicos planetas que no tienen lunas. En tamaño es similar a la tierra, pero su rotación es mucho más lenta. Una rotación sobre su eje tarda 243 días terrestres, y la rotación alrededor del Sol es de 224 días terrestres, con lo cual un día es más largo que un año en Venus. Otra rareza, es que, es el único planeta que rota en sentido contrario a los demás en el sistema solar.

Siempre se consideró a Venus relacionado con el amor, la belleza y fertilidad. En la astrología más allá de estos conceptos también se relaciona con las artes, las finanzas y la creatividad y es regente de los signos de Tauro y Libra.

Venus tiene otra característica que pueda no sea conocida. La misma se llama el ‘Ciclo Sinódico de Venus’. Este ciclo, si lo graficamos en el espacio, tiene una forma muy particular. Es la forma de la estrella de cinco puntas, la cual vemos casi a diario en distintos símbolos, propagandas y demás, aspecto que, ya se conocía y se graficaba de esa forma en templos de la antigüedad.

Venus tiene 584 días de ciclo sinódico con 5 ciclos sinódicos cada 8 años. Repite este patrón cada 243 años, con un par de tránsitos que se repiten con 8 años de separación, con un largo período ausente que puede ir de 121 ½ a 105 ½ años. El próximo ciclo se va a dar entre el 10-11 de diciembre del 2117 y el 8 de diciembre del 2125.

Por ser un planeta que se encuentra entre la Tierra y el Sol, cuando Venus pasa en su órbita entre ambos, se da lo que con la Luna se denomina eclipse, pero en el caso de Venus se lo llama ‘tránsito’.

El ciclo sinódico se relaciona con el número cinco, el cual contiene tres componentes, Venus, el Sol y la Tierra. El número cinco toma relevada importancia ya que como sabemos está presente en los seres humanos en los cinco sentidos, los dedos de pies y manos, las cinco partes del cuerpo que separan del tronco, como así también en la naturaleza en general. Si unimos por afuera los cinco puntos de la estrella se obtiene un pentágono. Otro símbolo muy bien conocido. Ambos se han utilizado a través de la historia en temas religiosos, políticos y relacionados al gobierno.

Cada punto de ‘tránsito’ se denomina ‘punto estrella’ y estos puntos se dan solamente en los signos de Aries, Géminis, Leo, Escorpio y Capricornio.

Desde la astrología se consideran los puntos estrellas como momentos donde la energía se magnifica con relación a los temas asociados a Venus.

Como se mencionó, existen dos versiones muy bien diferenciadas de Venus, una la cual es como estrella de la mañana y la otra como del crepúsculo. En la carta natal dependiendo de la posición de Venus con respecto al Sol, tanto si está en la dirección de las agujas del reloj (Lucifer) o contraria (Hesperus), se pueden determinar las características del aspecto emocional de la persona.

Aquellos que corresponden a Venus de la mañana (Lucifer) tienden a sentir primero y pensar después. Son naturales y espontáneos desde el punto de vista emocional, y abiertos a nuevas experiencias. Por lo general se recuperan pronto de una mala relación.

Los nativos que corresponden a Venus del crepúsculo (Hesperus) tienden a ser más reservados con la expresión de sus sentimientos. En contraposición con los nativos de Venus de la mañana, cuando tienen desavenencias en el aspecto sentimental, mantienen vivas las heridas sufridas, reviviéndolas permanentemente, y guardan un gran resentimiento (que influye en cualquier relación futura). Les cuesta mucho superar los problemas sentimentales.

Hay un libro de Arielle Guttman relacionado a los efectos kármicos del ‘punto estrella’, que explica la relacion de la fecha en que se dió con el punto estrella antes de nacer con hechos vividos. Siguiendo el ciclo de 8 años desde ese punto de partida, se tendrían que considerar los eventos a los 8, 16, 24 y demás años de edad, ya que probablemente se encuentre una relación entre el punto estrella y circunstancias en el aspecto sentimental y/o emocional que se vivió durante estos períodos.

Tambien te puede interesar:

Computadoras, Seres Humanos y Astrología